Es una garantía del vendedor que el comprador del vehículo estará completamente satisfecho con el mismo. El miembro puede cancelar o declinar la concreción de la transacción, en cualquier momento, mientras siga en el lugar de la subasta, sin que esto le signifique multas, penalidades, cuotas, o cargos. Sin embargo, el miembro entiende que tras la salida del vehículo de las instalaciones del operador de subastas la venta será definitiva.

Did this answer your question?